28/7/10

HOY ES FIESTA PARA LOS TOROS Y PARA LA CIVILIZACIÓN

Una vez más brindo por Catalunya. La ley que hoy se ha aprobado en el Parlament no era fácil de aprobar y menos de discutir sin mezclar argumentos identitarios en algo tan simple como es el maltrato animal. Conozco personas de aquí y de fuera a favor y en contra de esa "fiesta" que acaba con la plaza ensangrentada. La identidad no tiene nada que ver, y sí el código ético que un@ ha interiorizado a lo largo de su vida. Tampoco era fácil renunciar a intereses económicos y políticos a la hora de enfrentarse con la difícil decisión de legislar una ley que necesariamente tendría consecuencias. Y a la vista está que muchos parlamentarios no lo han hecho. Pero para mí que el santo patrón de los animales hoy ha intercedido para suerte de los toros. Muchos hemos saltado de júbilo por ellos, por los toros. Otros lloraban por ellos mismos, porque sentían que esa ley les robaba algo: su libertad para divertirse y ganar dinero con un "arte" que acaba en maltrato y carnicería.

He oído también amenazas de revancha por la recién nacida ley, proferidas en tono de lo más agresivo. Pero hoy es un día de auténtica FIESTA y, pase lo que pase, nadie nos puede arrebatar la alegría del nuevo paso dado.

12/7/10

BRINDIS POR CATALUNYA

Es difícil poner en palabras la cantidad de sensaciones que, en un par de días -uno detrás del otro- han fluído por aire y tierra catalanes. Han ondeado banderas, voces, sensibilidades dispares, y yo diría, como el slogan "En Catalunya todo cabe, pero no todo vale". Valen los sentimientos, sean los que sean, y no valen los actos extremistas y vandálicos, vengan de donde vengan. No me molaba ir a una manifestación convocada por las autoridades, pero fuí. Una vez allí no me identifiqué con los gritos y slógans independentistas, pero tampoco me molestaron. Sí me sentí mal cuando escuché que Montilla estaba siendo agredido. Me faltó la despedida conjunta, amenizada por la coral del Orfeó, que nos habían prometido. Me fuí cuando dijeron que lo hiciéramos con una sensación de vacío, pero lo acepté, mientras recordaba otras manifestaciones -todas, prácticamente- a las que he asistido en las que siempre había vibrado con la mayoría. La recompensa vino después, al saber y ver en los medios de comunicación el rotundo éxito de nuestra voz. Con todas las insuficiencias que se quiera, pero que demuestra que en nuestro pueblo se combina muy bien el seny con la rauxa catalana.

Hoy sufro todavía el sueño de una noche en la que la explosión de euforia por el triunfo del mundial me impedía dormir. No soy futbolera, pero me alegra que gane el Barça y también me alegró del triunfo de España. Supongo que todos se habrán dado cuenta del gran papel de nuestros jugadores en esa competición. Tampoco vibré ni me emocionaban los slogans españolistas, pero acepté la noche de insomnio consolada por la empatía que me producía tánta alegría ajena. No me ha gustado saber que algunos exaltados quemaron contenedores y árboles y que han habido contusionados. Aunque lo entiendo. Siempre hay quien no encuentra canales mejores para expresar unas energías que por algún lado tienen que salir.

Hoy brindo por Catalunya, con todas sus circunstancias.

7/7/10

VA DE BANDERAS

Dorado Julio, llega con sudores, mochilas, sombrillas y sombreros, con el sopor que te derrota en el sofá mientras intentas tragarte lo que sale de la pequeña pantalla. Estos días el paisaje lo ondean banderas al viento, una a golpe de bocinazos y petardos que pregonan el gol español, la otra-la catalana-, sin la suerte de tener quienes la soporten incondicionalmente. El símbolo a veces nos arrastra, nos utiliza, en lugar de servirnos nosotros de él. (Acaba de marcar España, la calle es una explosión de euforia)

No recuerdo cuál de nuestros cantautores se refería a la bandera como un trozo de tela, sin más. Pasaba del símbolo, al menos, de ése. Y es que en su nombre se han hecho barbaridades, o ridiculeces. Para mí la identidad pasa por un conjunto de circunstancias -cultura, lengua, historia,etc- que convergen en un sentimiento de pertenencia. Ése sería el denominador común y pasearlo por Barcelona junto a miles de personas que se sienten catalanes, creo que es suficiente, sea junto a un pedazo de tela llamado "senyera" o junto a otro trozo de ropa con unas letras pintadas indicando que "som una nació". ¿Por qué los políticos se lo complican tánto?¿No tienen nada mejor que hacer?. ¡Que cada uno utilice su símbolo preferido, mientras no falte el respeto a nadie! de todas formas y sea como sea vamos a ser objeto de críticas atroces por parte de muchos que no toleran otras sensibilidades que no sean las suyas. (¡Otro gol de España! ahora, además del coro de petardos y bocinas también participan aullidos caninos. ¿Estaremos tan jodidos como alguien comentaba el otro día?)

CONCURS MENJARS I POSTRES VEGETARIANS A GAVÀ

M'ha arrivat aquest missatge que os passo: "Aquí us deixem les bases del concurs del divendres 11 d'agost i 25 d'agost. ...